martes, 10 de mayo de 2011

10 DE MAYO DE 2006: EL SEVILLA F.C. SE PROCLAMA CAMPEÓN DE LA COPA DE LA UEFA. YO ESTUVE ALLÍ

En el día de hoy se conmemora el 5º aniversario de la consecución del primer título europeo conquistado por el Sevilla F.C . después de 58 años de sequía de títulos deportivos tras una noche mágica y memorable en la ciudad de Eindhoven.

Puedo decir firmemente que yo estuve alli porque después de tantos años de penurias y de penas deportivas no me podía perder ese momento anhelado por tantos y tantos sevillistas que se fueron al tercer anillo sin ver a su Sevilla hacerse campeón de una competición. Gracias a tantos años de irreductible sevillistmo, de fidelidad a unos colores y a un sentimiento y como no a la forma de establecer el reparto de las entradas ( por antiguedad), este que está aquí pudo tener acceso al sueño de ver una final con mi equipo y además esta final era europea.
Esta entrada es uno de los mayores tesoros que guardo como sevillista por la significación que tiene el hecho de poder cumplir un sueño desde niño ,  el poder ganar un título con mi equipo del alma. Esto se podía cumplir en ese mágico 10 de mayo de 2006 y esta entrada era el pasaporte hacia la consecución de ese sueño que parecía resistirse durante tantos y tantos años.

La noche previa apenas pude conciliar el sueño pensando en el día esperado durante tantos años. Se me venían al recuerdo hechos pasados , días tristes como aquel infausto verano del año 1995, el descenso en Oviedo, la famosa semifinal con el Real Madrid, el partido de vuelta de copa del rey contra el Osasuna en un campo nevado... tantos y tantos recuerdos.
Me desperté con la típica sensación de no haber dormido bien por el hecho de tener presente toda la noche que te tenías que despertar temprano y partir camino a Holanda.
Recuerdo con alegría la llegada al aeropuerto que rezumaba sevillismo por todos los poros puesto que ya a primeras horas de la mañana el sevillismo vivía con ilusión y esperanza ese ansiado momento en el que arbitro pitara el inicio de ese partido soñado por todos.

Llegamos tarde a Eindhoven puesto que fuimos vía Bruselas pero cuando nos acercábamos al escenario de la final todo era cosquilleo , nerviosismo, pero también unas enormes ganas de disfrutar con nuestra afición en la plaza habilitada para la ocasión.


Eran momentos para disfrutar porque la tensión del partido iba a ser máxima porque nos íbamos a jugar el primer título europeo de nuestra historia. No obstante, el comportamiento de ambas aficiones fue ejemplar y la camaradería y el buen rollo entre aficiones fue la nota predominante antes y durante el partido.


Dicen todos los entendidos que la afición del Sevilla empezó a ganar el partido durante la previa con ese famoso desfilar del autobús sevillista camino del Phillips Stadium acompañado  de su gente, que con cariño, pasión y amor a unos colores querían insuflar a sus jugadores ese plus de motivación que el sevillismo tenía por las ansias de triunfo que teníamos todos y cada uno de los sevillistas que allí estuvimos. Eran muchos años de sequía y penurias como para dejar pasar la oportunidad.

El ambiente en el estadio fue impresionante dando el sevillismo una lección de como apoyar a un equipo y a unos colores. La tensión se acumulaba en los rostros de cada sevillista pero algo nos decía que teníamos que animar y animar.
video

Ahora mismo el desarollo del partido sin duda es lo de menos. Lo importante es decir que yo estuve allí y disfruté como nunca lo había hecho. Mi Sevilla, nuestro Sevilla había saldado una deuda moral con su afición: ganar un título después de 58 años. Momentos únicos e irrepetibles que pasé junto a grandes amigos como Jorge Castaño, Javier Garfia, Enrique Montesinos. Como dicen en mi pueblo que me quiten lo bailao.

1 comentario:

  1. aquello fue un dia inolvidable para todos,siempre quedará en nuestro recuerdo,la primera vez que nvimos al Sevilla ser CAMPEÓN

    ResponderEliminar