viernes, 6 de junio de 2014

Homenaje a Roberto Ales: un sevillista que nos devolvió el orgullo.

Un equipo es grande si tiene una afición que la arropa en los buenos y malos momentos. Un equipo es grande si consigue ganar partidos y títulos que es lo que distingue a los grandes equipos de los conjuntos mediocres que pasan sin pena ni gloria. Pero un equipo es grande si se acuerda de los "suyos", de los que han sido parte fundamental de la historia del club. Y ese sin duda ha sido el papel de Roberto Alés en la historia contemporánea del Sevilla FC.


Llegado a la presidencia del club en el año 2001 con un equipo roto en lo deportivo y económico, supo de manera serena y sin estridencias hacer las cosas como un gran dirigente de fútbol. Sin apenas recursos económicos supo rodearse de personas tremendamente capacitadas y que además respiraban sevillismo por los cuatro costados. Se tomaron decisiones difíciles como la venta de los grandes activos del club caso de Marchena, Jesuli, Tsartas o Juan Velasco y se tomaron decisiones trascendentales en lo deportivo.

Con el sevillista dándole vueltas a la famosa frase de Augusto Lahore de no tenemos ni para balones, con un pie y medio fuera del Ramón Sanchez Pizjuan y camino del estadio Olímpico, con la moral por los suelos y el orgullo herido, Roberto Alés llegó cuando nadie quería desembarcar en el Sevilla FC, casi derruido por demolición, la causada por los nefastos dirigentes anteriores, desde De Caldas a Rafael Carrión. Tomó las riendas después de la temporada deportiva mas nefasta de la historia del club, con el equipo farolillo rojo con una puntuación de 28 puntos y solo 5 partidos ganados.

El Sevilla grandilocuente, el del otro año igual por quedarnos a las puertas de jugar la copa de la Uefa de la época de Cuervas, pero que contaba todos los años con un equipo competitivo quedó hecho cenizas en el año 1995 y dicha travesía del desierto perduró hasta la temporada 2000-2001. 6 años de purgatorio que destrozaron social y económicamente al club.

Pero llegó Roberto Alés, sevillista y hombre cabal donde los haya con la idea de no gastar un duro mas de lo que se ingresaba. El dinero se sustituyó por el trabajo, la ilusión y el sevillismo a espuertas reflejados en el hombre de la sangre roja, Joaquín Caparrós Camino y el mejor director deportivo de la historia del Sevilla FC, Ramón Rodriguez Verdejo " Monchi". Y a partir de ahí se generó un grupo de trabajo que iría creciendo año tras año ya con la llegada de José María del Nido.


El Sevilla FC y el sevillismo deben estar siempre agradecidos a hombres como Roberto Alés puesto que un momento trascendental en lo negativo de la historia del club éste apostó por arrimar el hombro en lugar de salir corriendo, como muchos otros hicieron. De bien nacidos es ser agradecidos y el homenaje otorgado por Pepe Castro y el Sevilla FC al que fuera presidente del club, mas en vida, es una seña mas de grandeza de este club.

 Roberto puso serenidad en momentos de gran convulsión, generó un grupo de trabajo que con el paso del tiempo ha quedado en la historia del Sevilla FC pero lo mas importante de su etapa es que nos devolvió el orgullo de ser sevillistas después de dirigentes que habían mancillado y pisoteado la imagen del mejor club del sur de España.Las palabras de D. Joaquín Caparros Camino no dejan lugar a dudas de  la importancia de un hombre que nos devolvió el orgullo de ser sevillistas.

miércoles, 28 de mayo de 2014

Unai Emery: renovación ganada a pulso

En el día de hoy Unai Emery ha firmado la renovación de su contrato con el Sevilla FC por un periodo de 2 años sellando de esta forma su continuidad al frente del banquillo que ha pasado de la silla eléctrica de años anteriores a la estabilidad aportada por el técnico vasco refrendada ni más ni menos que por la tercera copa de la uefa.




El Sevilla FC y Unai han decidido continuar con un proyecto de regeneración pensado para tres años que de buenas a primeras se ha convertido en un proyecto ganador.
Discutido por parte de la prensa y aficionados desde los albores de la temporada Unai Emery supo no sin dificultades superar la adversidad de perder a la columna vertebral del equipo formada por por hombres como Medel, Kondogbia, Negredo o Navas, jugadores de primer orden mundial. 



Junto a ello la dificultad añadida de incorporar a 14 futbolistas nuevos que se enfrentaban a un difícil calendario ligero como así quedó demostrado en la tabla clasificatoria llegando a ser colistas de primera división. Todo adobado con las dudas iniciales del míster en cuanto a como jugar los partidos, es decir, si apostar por un fútbol de toque, asociación con Rakitic de piedra angular en el centro del campo junto con el medio centro defensivo o apostar por un tipo de juego más rocoso, liderado  por un doble pivote defensivo que dotara de seguridad defensiva a la zaga y buscara el fútbol de contragolpe aprovechando la calidad de hombres como Bacca, Gameiro, Rakitic, Reyes o Vitolo. 

Afortunadamente, el partido de Cornellat el Prat frente al Español supuso un punto de inflexión absoluta para el Sevilla de Emery porque a partir de un doble pivote defensivo y Rakitic de mediapunta el Sevilla rompía una racha nefasta de partidos no ganados fuera de casa y conseguía una idea de juego que daba resultados. 
A partir de ese partido el equipo y el entrenador fueron creciendo y ganando en confianza siendo el partido de vuelta del derby europeo el aldabonazo definitivo para disparar a este Sevilla que también como no contó con dósis de fortuna necesarias en este juego.

En el haber de Emery hay que poner varias casas:

1. Poner en órbita una plantilla prácticamente nueva dotándola de carácter,ambición y espíritu competitivo.  
2. Sacar el máximo rendimiento de los jugadores franquicia del equipo como Rakitic o Fazio y jugadores noveles en primera división como el caso de Vitolo provocando una revalorización de la plantilla. 
3. Optimizar los recursos puestos por Monchi en la reconversión de la plantilla. La fuga de cracks como Negredo o Navas han sido suplidas por hombres como Bacca o Gameiro que han dotado del gol necesario para la consecución de objetivos. 
4. La utilización de la cantera asentando en la élite a un valor en alza como Alberto Moreno en el lateral izquierdo con posibilidades incluso de alcanzar el mundial de Brasil. 
Junto a Alberto nombres como Carlos Fernández, Cotan, Moi, Modesto que pueden y deben ser el futuro del Sevilla FC.

En definitiva, cuando uno queda 5 en liga, levanta una Europa League y pone al Sevilla FC nuevamente en la órbita europea renovar al entrenador debe ser un deber y una obligación para los dirigentes de nuestro club. Y así lo han hecho sabiamente tanto Monchi como el presidente Pepe Castro. 









lunes, 19 de mayo de 2014

El Sevilla FC tricampeón de la Copa de la Uefa:En el olimpo europeo

El Sevilla FC y su afición se han convertido por méritos propios en flamantes campeones de la Copa de la Uefa. Tres copas como tres soles que bañan Sevilla convierten al Sevilla FC en un grande de Europa a la altura de equipos de leyenda como el Inter, el Liverpool o la Juventus, casi nada oiga.


El Sevilla se ha instalado en la gloria europea, en el olimpo de los equipos elegidos y lo ha hecho por méritos propios, sin la ayuda de nadie exógeno al sevillismo, solo con el esfuerzo de 25 profesionales que se han dejado el alma en el campo, un cuerpo técnico liderado por Unay Emery que ha sabido tener la capacidad para encauzar a un muy buen grupo de futbolistas y un director deportivo llamado Monchi que pasará a los anales de la historia del Sevilla FC. Y todo ello arropado por una afición, la del Sevilla FC que ha sabido exigir a su equipo y entrenador y al mismo tiempo dar su apoyo en momentos cruciales de la competición.
Todo ello guiado con maestría por un presidente, Pepe Castro, que sin estridencias y sin hacer ruido ha sabido manejar como nadie un momento de máxima zozobra institucional como fue la salida de José María del Nido.

El sevillismo quiere y ansia títulos. El sevillismo quiere y ansía noches europeas llenas de gloria. Lo demostró en aquel desplazamiento masivo del sevillismo a Estoril en el primer partido de la liguilla. Lo demostró al final del partido con el Valladolid, en la previa de la vuelta del euroderbi, con aquella mágica frase de ! Échale huevos, Sevilla échale huevos! que insufló ánimos y dosis de confianza para afrontar con garantías la vuelta de una eliminatoria que se había puesto casi imposible. Pero el sevillismo que nunca se rinde quería la gloria y la consiguió. Y ahí empezó a fraguarse el equipo campeón de la actual competición de la Europa League.

Camino difícil en la consecución del título. Equipos como Oporto, Valencia y Benfica han sucumbido ante la fuerza y poderío de un equipo arropado y escoltado por su afición desde los albores de la competición porque quería que su copa volviera a Nervión que es ya practicamente su casa.

Recorriendo kilómetros, superando obstáculos, el Sevilla FC y su afición se han ido ganando partido a partido, eliminatoria a eliminatoria esa copa que en el 2006 cambió la vida de una institución que caminaba en la mediocridad mas absoluta y que en ocho años se ha colado con ambición, con trabajo, con estructuras sólidas en un referente del fútbol europeo.Si, si, escuchen bien, en referente del fútbol europeo.

Noches mágicas en Eindovhen, Glasgow y Turín, escenarios de ensueño para la consecución de tres títulos europeos que pasarán ya a la leyenda e historia del Sevilla FC. Noches de sufrimiento, de nervios, de viajes en autobús, en avión o donde hiciera falta por acompañar al equipo de nuestro amores.

Lo conseguido es muy grande y posiblemente no nos demos cuenta hasta pasados los años.Pero mientras nos despertamos del sueño hay que seguir ganando partidos y compitiendo porque esto ya no puede ni debe pararse.Ganando partidos y competiciones como la Europa League se forjan equipos grandes y de leyenda como ya lo es el Sevilla FC.